Donación de Médula Ósea

La médula ósea es un tejido indispensable para la vida ya que en él se fabrican las células de la sangre y del sistema inmunitario.

 

En la médula ósea anidan las células madre (también denominadas progenitores hematopoyéticos), capaces de producir todas las células de la sangre.

 

Muchas enfermedades son consecuencia de una producción excesiva, insuficiente o anómala de un determinado tipo de células derivadas de la célula madre.

 

El trasplante de médula ósea permite su curación al sustituir las células defectuosas por otras normales procedentes de un donante sano. En muchas de estas enfermedades el trasplante es la única opción para salvar la vida del enfermo.

El trasplante hematopoyético sólo puede realizarse si existe un donante sano compatible con la persona enferma.

 

Ser compatible significa que las células del donante y del paciente se parecen tanto que podrán convivir en el organismo del receptor.

 

Normalmente el donante es un hermano o un familiar directo pero el 70% de las personas que requieren de un trasplante hematopoyético no disponen de un familiar compatible.

 

La probabilidad de que un hermano sea compatible con otro es de tan sólo el 25% y la de encontrar un familiar que lo sea de menos del 5%.

 

Por desgracia, la compatibilidad entre las personas para poder realizar este tipo de donación es muy reducida; se manejan cifras de 1 de cada 40.000 - 1 de cada 100.000.

 

Por este motivo a mayor número de donantes registrados, más probabilidades de encontrar un donante compatible.

Requisitos para ser donante
¿Cómo donar médula?
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now