Donación de médula ósea (apirado medular)

La médula ósea se obtiene en un quirófano, en condiciones estériles, bajo anestesia general o epidural, mediante punciones repetidas en las crestas ilíacas posteriores (prominencias óseas de la parte postero- superior de la pelvis).

 

 

Para realizar este procedimiento unos días antes de la donación deberá efectuarse:

1.   Una revisión médica completa en el centro donde vaya a efectuarse la donación (el más próximo a su domicilio).

2.   Análisis de sangre, una radiografía del tórax,  y un electrocardiograma para valorar si puede ser

anestesiado sin riesgos.

3.   Una (o dos) extracciones de sangre que le será devuelta (auto-transfundida) en el momento de la donación.

4.   Decidir con el médico si se empleará anestesia general o epidural. Ambos procedimientos serán

controlados en todo momento por un anestesista experimentado.

 

Los riesgos y efectos secundarios de la aspiración de médula ósea son también excepcionales, siendo los más frecuentes:

·  Dolorimiento de las zonas de punción que cede con analgésicos suaves y desaparece en 24-48 horas.

Ocasionalmente puede prolongarse durante unos días pero sin limitar la actividad diaria.

·  Sensación de mareo, en especial al incorporarse, debido a un cierto grado de anemia que se resuelve en pocos días mediante la toma de hierro por vía oral.

·  Infección del lugar de punción (excepcional)